Pages

Thursday, February 4, 2010

A vueltas con los precios de los coches en Europa


Cuando hace unos meses hablábamos de los SUV y los pick-up norteamericanos surgió, como no podía ser de otro modo, la polémica sobre las diferencias de precios entre uno y otro lado del Atlántico. A algunos, como a mi, tan tremendas variaciones nos produjeron perplejidad y, sobre todo, indignación. Otros intentaban quitar hierro al asunto hablando de la paridad euro-dólar, de las diferencias de mercados, de los distintos tipos de clientes, de la alineación del cometa Halley con los anillos de Saturno a su paso por la constelación de Libra, etc, etc.

Como todas las opiniones son válidas mientras no se demuestre lo contario, yo sigo con mi cantinela de siempre: en relación a los salarios, los coches en España son tremendamente caros en comparación con otros países europeos, y ya no digamos con Norteamerica. Para defender mi afirmación, voy a intentar un burdo ejercicio de agravio comparativo.

Antes de hablar de precios, vamos a analizar la primera premisa de mi afirmación, los salarios. Los últimos datos de Eurostat (creo que referidos a 2008) sobre salarios medios europeos (salario bruto anual para trabajadores a tiempo completo) nos dibujan el siguiente panorama:

Reino Unido: 46.058 Euros
Holanda: 42.720 Euros
Alemania: 40.914 Euros
Bélgica: 39.343 Euros
Austria: 38.622 Euros
Suecia: 36.586 Euros
Finlandia: 36.128 Euros
Francia: 32.867 Euros
Media de la UE: 27.036 Euros
España: 21.500 euritos
Portugal: 17.179 euritos
Hungria: 9.899 euritos
Eslovaquia: 8.353 euritos
Rumania: 5.479 euritos
Bulgaria: 2.862 euritos

Queda claro que todos estos años de bonanza económica y crecimiento fulgurante no han servido para que el ciudadano español tenga un poder adquisitivo tan siquiera aceptable. Adivinen a dónde demonios se ha ido todo ese dinero.

Ahora tomemos los precios de uno de los grandes superventas del viejo continente, el Volkswagen Golf, en su versión más barata, generalmente la Trendline, y en la más cara, el apetecible VW Golf R DSG. Todas las tarifas se han obtenido de las webs oficiales de cada país, y me gustaría destacar que la web española es una de las que no se puede descargar un lista completa de precios en formato pdf. Eso queda para países mas avanzados. Para conseguir los numeros en la web española hay que perder un tiempo precioso enredando en el dichoso configurador. Veamos algunos datos que he podido obtener con mayor o menor facilidad:

España: la versión mas barata, la Advance, tiene un precio de tarifa de 18.680 euros. El Golf R con cambio DSG sale por 38.720 euros.
Francia:el Golf más barato cuesta 15.990 euros. El R DSG sale por 38.710 euros.
Alemania: Golf Trendline 16.650 euros; el R DSG cuesta 38.275 euros.
Finlandia: el Golf Trendline se puede adquirir por 18.772 euros; el Golf R DSG se dispara hasta unos impresionantes 53.223 euros. Supongo que sera cosa de los impuestos, aunque no me he detenido a averiguar.
Rumania: el Trendline más barato sale por 14.060 euros. El máss caro que se comercializa es el país balcánico es el GTI DSG, por 27.318 euros.
Letonia: Golf Trendline 5p, 14873 euros. El R, si no me equivoco, no se comercializa.
Austria: Trendline 18.360; Golf R DSG por 43.990 euros.
Holanda: Trendline por 19.690 euros; Golf R DSG por 46.290 euros.

A bote pronto ya se observan algunas diferencias importantes (lo de Finlandia me ha llegado al alma). Pero vayamos un paso más allá y relacionemos estos precios con los valores de salario medio que vimos al principio. Aún pecando de simplistas, calculemos el esfuerzo que nos supondría comprar estos modelos de Golf si invirtieramos todos nuestros ingresos en su adquisición.

España: Aceptamos barco como animal acuático, por tanto nos vamos a creer la fantasía de que el sueldo medio en España es de 21.500 euros. Para adquirir el Golf más barato (18.680 euros) necesitaríamos el sueldo de todo un año y nos sobrarían 2.820 euros para gasolina. Para hacernos con el Golf R con cambio DSG (38.720 euros) tendríamos que trabajar dos años completos, y nos quedarían 4.280 euros para intentar que no se nos quede vacío el depósito.

Francia: el sueldo medio es de 32.867 euros. Si optamos por el Golf más asequible (15.990), el trabajo de un año nos dará para comprar no uno, sino dos coches de la versión básica. Aunque hayamos sido tan torpes como para no pedir un descuento por comprar los coches a pares, aún nos sobrarán 887 euros. Si nos encaprichamos del Golf R DSG (38.710 euros, casi lo mismo que en España) nos bastará con trabajar durante un año y tres meses.

Alemania: el sueldo medio es de 40.914 euros. Si cogemos el Golf más barato (16.650), nos bastara con trabajar durante 5 meses, incluso descontando 3 o 4 días por asuntos propios. Si aguantamos en el trabajo durante un año y tres meses, nos bastará con apretar un poco al simpático vendedor para poder llevarnos tres. Si queremos vacilar de Golf R DSG (38.275 euros), tendremos suficiente con trabajar durante un año, y nos sobrarán 2.639 euros (casi lo mismo que en España, pero con la version mas barata).

Holanda: el salario medio es de 42.720 euros>; el más alto de Europa, solo superado por el de Gran Bretaña salvo que la libra esterlina estornude. El Golf más barato nos sale por 19.690 euros; con medio año de trabajo tendremos uno y todavía nos sobrarán 1.670 euros. El Golf R nos costará 46.290 euros, esto es, un año y poco más de un mes de trabajo.

Finlandia: con un sueldo medio de 36.128 euros, con un año de trabajo podremos comprar, con un pequeño descuento por parte del vendedor, dos Golf en la versión mas barata (18.772 euros). Para el Golf R DSG la cosa se complica un poco, ya que cuesta la friolera de 53.223 euros. Haría falta trabajar durante año y medio, y nos quedarían 1.000 euros por gastar. Aunque parezca mentira, sigue siendo mas barato que en España, ya que si trabajaramos dos años completos podriamos comprar un Golf R y un Golf barato para regalárselo a la novia. Con los 300 euros restantes, todavía podríamos celebrarlo con una cena romántica en un céntrico restaurante de Helsinki.

Rumanía: con un sueldo medio casi tercermundista de 5.479 euros, un coche nuevo, aunque sea una versión básica, es todo un lujo. Adquirir el golf más barato nos llevara casi tres años de trabajo. El Golf R no se comercializa, por lo que el Golf mas caro que se puede comprar es el GTI DSG, con un precio de 27.318 euros. Para hacernos con él necesitaremos 5 años de dura vida laboral, seguramente en la cadena de montaje de alguna factoría automovilística fabricando coches destinados a la exportación. Algo parecido a lo que ocurría en España hace, más o menos, tres décadas.

Tal y como suelen decir los matemáticos y los filósofos: quod erat demonstandum (q.e.d.). Como queríamos demostrar, los fríos números dejan claro varias cosas: que la UE no ha servido para homogeneizar los precios de un mercado tan importante como el automovilístico (parece ser que es mucho más divertido liberalizar el mercado de capitales); que, a pesar de utilizar una moneda común, el Euro no siempre equivale a cien céntimos; y, en el tema que nos ocupa, que España es uno de los países de Europa con los coches más caros en relación al poder adquisitivo del ciudadano medio. Y el Plan 2000E solo ha servido para mantener esta bochornosa situación. Demos las gracias a todos aquellos que lo hacen posible.

No comments: