Pages

Thursday, February 4, 2010

Spyker compra Saab y la salva del cierre


Hace tan solo unos días parecía que todo estaba perdido para Saab y que su cierre era inminente. Pero hoy sin duda alguna la noticia más importante es que definitivamente General Motors y Spyker han llegado a un acuerdo por el cual el constructor artesano holandés pasará a controlar la marca sueca y sus infraestructuras de logística y producción.

Las comparaciones son odiosas, pero hay que hacerlas, y recordemos que Spyker cuenta con poco más de 100 trabajadores y una producción inferior a 50 vehículos anuales. Ahora con la adquisición de Saab y sus infraestructuras contará con la fábrica de Trollhättan, sus más de 3400 trabajadores y su capacidad productiva de aproximadamente 90.000 vehículos al año.

General Motors acaba de confirmar el acuerdo pero no los términos, aunque según las primeras informaciones el acuerdo se podría haber cerrado con el pago por parte de Spyker de algo más de 50 millones de euro en metálico y otros 230 millones en acciones preferentes.

En principio el beneficio mútuo está claro. Spyker se beneficiará de todos los recursos técnicos y logísticos de Saab. La marca sueca por su parte recibirá el impulso que hasta ahora no había recibido y tendrá una segunda oportunidad para despegar junto a su nuevo búque insignia, el Saab 9-5, que tal y como ya os adelantaba mi compañero Iván hace muy poco ya ha entrado en la línea de producción.

De todas formas, y aunque el acuerdo está completamente cerrado por ambas partes, habrá que esperar a la decisión del Banco Europeo de Inversiones que tendrá que avalar la transacción con un préstamo de 400 millones de euros.

Como ha reconocido General Motors en una escueta nota de prensa, sin duda alguna es una gran noticia para todos los trabajadores de Saab, distribuidores y proveedores, y también para todos aquellos propietarios que tienen un Saab aparcado en el garaje y en general para todos los aficionados a esta marca que tenemos ganas de ver el nuevo Saab 9-5 rodando por la calle.

No comments: