Pages

Thursday, March 10, 2011

El mal uso del carril izquierdo de la autopista


Autopista o autovía
Tengo la costumbre últimamente de hacer muchos recorridos cercanos en autopista, concretamente desde Santiago de Compostela a La Coruña a través de la AP-9 (de la que hemos hablado para criticar su mal estado). Es una buena forma, aunque algo cara, de evitar una carretera nacional con mucho tráfico y con algunas zonas peligrosas.
La autopista AP-9 recorre más de 150 kilómetros desde Vigo hasta La Coruña y no es precisamente una autopista de Castilla con multitud de rectas y zonas planas, sino más bien lo contrario. Las curvas, más cerradas de lo que muchos querríamos, y las cuestas están a primera orden del día. Quizás con estas características cobra más sentido y más problemática el carril izquierdo de la vía.
Para mí el uso del carril izquierdo de la autopista está más que claro pero me temo que para la mayoría no lo está tanto. Y no lo digo por la teórica, porque la norma de cómo y cuándo se debe utilizar este carril en las vías de doble sentido se la sabe la mayoría.
Ley sobre Tráfico, Circulación y Seguridad Vial aprobado por RDL 339/1990
Artículo 14, c) Fuera de poblado, en las calzadas con más de un carril reservado para su sentido de marcha, circulará normalmente por el situado más a su derecha, si bien podrá utilizar el resto de los de dicho sentido cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo aconsejen, a condición de que no entorpezca la marcha de otro vehículo que le siga.
Cuando una de dichas calzadas tenga tres o más carriles en el sentido de su marcha los conductores de camiones con el peso máximo autorizado superior al que reglamentariamente se determine, los de vehículos especiales que no estén obligados a circular por el arcén y los de conjuntos de vehículos de más de siete metros de longitud, circularán normalmente por el situado más a su derecha, pudiendo utilizar el inmediato en las mismas circunstancias y con igual condición a las citadas en el párrafo anterior.
Quiero recalcar lo de “a condición de que no entorpezca la marcha de otro vehículo que le siga”. Este es uno de los problemas que más veo cuando circulo por la autopista. El ser humano parece que tiene la necesidad de ser el más rápido y no hay nada de malo en hacerlo cuando no hay posibilidad de que pongas en peligro o entorpezcas a nadie, cuando es tu propio pellejo el que está en riesgo.
Autopista o autovía
Pero no, algunos tratan de utilizar el carril izquierdo como camino de paseo y se interponen a otros usuarios de la vía que quieren circular más rápido o, lo que es peor,ponen en peligro a los que los rodean. Ahora mismo sólo me refiero a esos conductores que van a 120 km/h y quieren sobrepasar a uno o varios coches que circulan a menor velocidad, dado que ningún vehículo debe sobrepasar, por ley claro está, los 120 km/h en autopistas o autovías ni siquiera para adelantar.
Sin embargo veo más problemas en el mundo real de los que ocurrirían si todos cumpliésemos las normas de las autopistas, y ya no digo la velocidad sino temas importantes como la distancia de seguridad:
Caso A: un coche va a adelantar a otro que circula en ese momento a 120 km/h y sólo se pasa al carril izquierdo a escasos metros del primero. El gran delito, porque yo lo llamaría así, es no dejar la distancia de seguridad antes de adelantarlo. Si por alguna causa el vehículo a sobrepasar tuviera que realizar una frenada de emergencia el choque sería casi seguro.
Caso B: un coche va a adelantar a otro que circula al límite máximo de velocidad. Antes de que lo adelante llega un tercer coche por el carril de la izquierda y que también quiere adelantar, procediendo a pegarse directamente a la zaga del primer coche que quiso adelantar. Es un caso más peligroso si cabe que el anterior, está en juego la integridad de los tres vehículos porque el tercero quiere hacer valer, a toda costa, su derecho de adelantar.
Ojo, hablamos de derecho y los derechos tienen límites cuando pueden pueden interferir en los derechos de los demás y en este caso se cumple. Bien es cierto que el segundo coche, el primero que trató de adelantar a otro que circulaba por la derecha, debe agilizar en la medida de lo posible su maniobra para dejar libre el carril izquierdo. Y bien es cierto que todas estas maniobras deben hacerse de forma segura, no estamos hablando de adelantar a 10 km/h.
Caso C: dos coches circulan uno detrás del otro en el carril derecho cuando otro vehículo se aproxima ya situado en el carril izquierdo para adelantarlos. Justo en ese momento el segundo coche de la derecha inicia el adelantamiento colocándose a la izquierda.
En este caso puede haber dos razones, a cada cual más grave que la anterior: primero, que haya decidido intentar ser más rápido que el tercer coche en discordia y ha realizado la maniobra de adelantamiento a sabiendas de que el carril izquierdo iba a ocuparse en breve en su posición. Segundo, que no lo haya visto porque no haya utilizado los retrovisores.
La segunda opción me parece mucho más grave, en cualquier carretera y máxima en una autopista por la velocidad siempre y cuando se vaya a ocupar otro carril hay que mirar por los espejos, para eso están puestos y son obligatorios. Sino las opciones de tener un accidente aumentan sustancialmente. Y no importa que sea al pasar del carril izquierdo a la derecha, otro puede haberte adelantado incorrectamente por ese lugar.
Autopista o autovía
Caso D: un camión trata de adelantar a otro camión en una cuesta donde expresamente se ha indicado la prohibición de adelantar a los vehículos pesados. Inaudito que ocurra pero está a la orden del día, en el tramo gratuito de la AP-9 que transcurre entre el Milladoiro y la salida de Santiago Norte es demasiado frecuente. No es sólo una falta de respeto a los que circulan a una velocidad razonable (los camiones deben circular a menos de 120 km/h) sino que termina ocurriendo el caso B con varios vehículos.
Sí, aunque muchos no lo creáis estoy cansado de ver a dos camiones en paralelo tratando de subir una cuesta y una cola de cuatro o cinco coches pegados en el carril izquierdo. A veces hay que frotarse los ojos porque ocurre en ocasiones con el suelo mojado, lloviendo con fuerza y a unos 90-100 km/h con el consiguiente peligro. Por no hablar de que muchos tramos gratuitos de autopista no están en las mejores condiciones de conservación.
Caso E: en una autopista o autovía de tres o más carriles un coche se dispone a adelantar a otro que circula por la derecha y ocupa el carril central aunque esté libre el de la izquierda del todo. La ley inicialmente dice que circules por el carril más cercano a la derecha posible aunque permite hacerlo por la izquierda si no se molesta a nadie, lo que es el caso
Si está el carril de la izquierda libre, ¿por qué no adelantar por ese dejando un carril de distancia con el coche que adelantamos? Ante una circunstancia de emergencia como podría ser una pérdida de control por parte de este vehículo, esta separación podría evitar que el vehículo alcanzara al que trata de adelantar.
Seguro que estrujándome más el coco daría con más casos en los que con la ley y el sentido común se podría actuar de mejor forma a como se suele hacer en la realidad. Voy a ser más franco todavía con esto: he llegado a pasar miedo en alguna de las ocasiones mencionadas cuando yo circulaba tranquilamente por la derecha porque he notado alguna vez esa sensación de que el desastre se cierne sobre los que estamos cerca. Y lo cierto es que le tengo suficiente aprecio a mi vida para que alguien que no piensa en los que le rodean me ponga en peligro.
En definitiva creo que esos dos parámetros que he citado deberían guiarnos para circular con seguridad y tranquilidad por la autopista y en general por cualquier sitio.
Via: Diariomotor

No comments: