Pages

Monday, November 21, 2011

La aportación de Silicon Valley al automovil

Mientras las ventas de coches en España se reducen mes tras mes, en el mes de octubre, General Motors (de nuevo líder mundial de ventas), Ford y Chrysler, aumentaron su participación en el total de automóviles y pick-ups vendidos en Estados Unidos. En los últimos doce meses, sus ingresos netos superan los 13.ooo millones de dólares. Muy lejos de las pérdidas de hace sólo tres años más.

Pero… ¿este éxito es flor de un día o va a prolongarse en el tiempo? Estas empresas, que mantienen hoy en día millones de puestos de trabajo en Estados Unidos relacionados con la fabricación de automóviles podrían verse engullidas a medio plazo por la marea de la globalización y la reducción de costes.

En la revista Time señalan que la próxima década se producirán en la industria automovilística los mayores cambios en los últimos 50 años: cambios estructurales que afectarán desde a cómo funcionan los coches a cómo se producen:

COMBUSTIBLE: El último siglo ha estado dominado por el petróleo. La cantidad de gasolina o gasoil necesaria para mover un coche se ha ido reduciendo, sí, pero a un ritmo bastante lento. La próxima década debería ser la del despegue definitivo de coches eléctricos, biocombustibles y gas natural.

TECNOLOGÍA: Los coches de hoy son más inteligentes de lo que eran hace cinco años. Pero es muy  probable que veamos una expansión exponencial de la capacidad de un vehículo para interactuar con su conductor y su entorno.

INDUSTRIA: Veremos cambios dramáticos en la forma en que se fabrican los coches. Los métodos de producción se basan en gran parte, todavía hoy, en los métodos desarrollados por Henry Ford. Sin embargo, se tiende  hacia un mundo “a medida”, donde el consumidor puede crear su coche desde el principio.

¿Quién podría guiar a la industria del motor por estos nuevos caminos? Los americanos dirigen sus miradas (y esperanzas) hacia Silicon Valley, el lugar donde reinventan el mundo cada 18 meses. Gordon Moore, el visionario fundador de Intel, una vez sugirió que si la industria automotriz avanzase al mismo ritmo la industria de semiconductores, los automóviles pronto recorrerían 30.000 km con cada litro de gasolina y que los precios bajarían a ritmos impensables. Claro… un gigabyte de memoria cuesta hoy muchísimo menos que hace cinco años… pero sería más sorprendente que el coche nos dijese cada poco que hay que formatearlo, que necesita reiniciarse o que no es compatible con la carretera por la que circula.

No cabe ninguna duda de que Silicon Valley aporta innovación rápida. Pero Detroit (y Munich, y Martorell) aportan fiabilidad y seguridad. En los últimos diez años la mayoría de la gente personas habrá tenido cuatro, cinco o quizás seis teléfonos móviles. Pero la inmensa mayoría de los coches fabricados hace una década todavía funcionan sin el mínimo fallo. Y ese es un valor impagable, así que Silicon Valley tiene mucho que aprender de Detroit.

En la revista Time aseguran que esa combinación de innovación y fiabilidad sólo puede darse en Estados Unidos. Pero Europa y Asia también son capaces de lograr cuadrar los círculos de la innovación, la creatividad y la fiabilidad a toda prueba.

No comments: